Flexores Profundos del Cuello (ejercicios)

El cuello es una de las partes del cuerpo que más suele acusar la acumulación de tensión derivada de la actividad cotidiana. Esto hace que en muchos casos termine por dolernos y producir una lesión. Casi siempre este problema se debe a que no tenemos unos músculos del cuello compensados, y es por ello que debemos reparar en entrenarlos como se merecen para evitar que se debiliten y con el paso del tiempo acabe sufriendo una lesión.

¿Cuáles son las partes del cuello? Para simplificarlo hablaremos de los extensores del cuello, situados en la parte posterior del mismo, que a menudo son responsables del dolor de cuello asociado a tensión y malos hábitos posturales. Luego tenemos los flexores del cuello, concretamente los flexores profundos o músculos paravertebrales que se encuentran en la parte anterior del cuello, los cuales suelen estar de “vacaciones” dejando todo el trabajo a sus antagonistas, de ahí la necesidad de trabajarlos de forma específica. Además se hace interesante la necesidad de inhibir la musculatura posterior (afectada de gran tensión) para dejar trabajar a los que están de “vacaciones”, y así tomarse su merecido descanso.

El dolor cervical es una patología (enfermedad o lesión que sufre una persona) que generalmente presenta una evolución favorable, con mejorías a corto plazo (entre 2 y 8 semanas). Habitualmente, a los tres meses el 80% de los que lo padecen se encuentran mejor, sin síntomas de dolor, pero el dolor cervical vuelve con elevada frecuencia. La incidencia anual del dolor cervical es del 12-34 % y más del 66% de la población tiene un episodio de dolor cervical a lo largo de su vida, siendo más frecuente en mujeres.

Por otra parte, es infrecuente la recomendación desde la consulta de los ejercicios como tratamiento, a pesar de la repercusión que el dolor cervical origina en las actividades de la vida diaria de los pacientes, de la ineficacia del tratamiento farmacológico en múltiples ocasiones y de las largas listas de espera en caso de derivación a Fisioterapia. (Gil Rosa, I., Romero Torres, V., González Céspedes, M., Sánchez Ortiz, M., & López-Torres Hidalgo, J. (2006). Evaluación de Dolor Cervical en pacientes tratados mediante ejercicios de rehabilitación. Revista Clínica de Medicina de Familia1(5).)

Varias técnicas y programas físicos de rehabilitación pueden proporcionar importantes beneficios a la persona, pero muy especialmente el ejercicio. Éste tiene efecto recuperador, y por tanto, preventivo, . En consecuencia, la indicación de mantener una actividad física constante, adecuada a las posibilidades de cada individuo, debe formar parte inexcusable de las indicaciones de su tratamiento.

EJERCICIOS PARA EL CUELLO

  • Mentón al pecho
    • Diremos que si con la cabeza con movimientos muy lentos, manteniendo el mentón al mecho unos 4-5 segundos. podemos realizar 10 repeticiones.
    • Tumbados de cubito supino, conseguiremos trabajar esta musculatura, de forma más intensa y facilitando la relajación y estiramiento de los antagonistas, los extensores del cuello.
    • Podemos realizar varias series, PERO OJO!! al principio no debemos hacer muchas repeticiones, pues al ser una musculatura “dormida”, podemos tener unas agujetas muy características, como si tuvieramos anginas.
IMG_2379

Mantenemos el mentón hacia el pecho unos segundos realizando una rectificación cervical.

IMG_2378

En una posición relajada del cuello con en mentón ligeramente hacia arriba.

  • Rotaciones derecha izquierda
    • Mantenemos la mirada en la horizontal, sin variar durante todo el movimiento. Debemos llevar de forma alternativa la cabeza de derecha a izquierda. Siempre con movimientos controlados y suaves. nos servirá para relajar la musculatura después del ejercicio anterior y mejorar nuestra movilidad. También podemos realizarlo entre series.

No se admiten más comentarios