Abdominales Hipopresivos

HIPOPRESIVOS VS ABDOMINALES

En este post os queremos explicar un poco más detenidamente lo que ya os exponíamos de manera más resumida en nuestro espacio de servicios: los hipopresivos.

En los últimos años, el ejercicio físico y el deporte han experimentado un importante auge entre la población, lo que es muy positivo para esta sociedad en la que cada vez son mayores las tasas de obesidad y de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, muchas de estas prácticas que han adquirido gran popularidad en los centros de deporte de hoy en día, son métodos que se propugnan como eficaces pero que pueden conllevar riesgos secundarios y además no alcanzar los objetivos propuestos.

Ante esta necesidad, no solo de cuidar el físico, sino de prevenir lesiones propias de la práctica físico-deportiva, surge el método hipopresivo, el cual pretende entrenar adecuadamente la faja abdominal y el suelo pélvico de la manera más eficaz y sin dañar estructuras. Para que nos entendamos mejor, vienen a sustituir con mucho más éxito y sin riesgos, los típicos pero perniciosos abdominales. En cuanto a esta tradicional práctica de entrenamiento de los “abdominales”, los doctores Murillo, Robles y Walker (2006) dicen lo siguiente: Se tiene la falsa creencia de que con su fortalecimiento se logra una disminución del contorno abdominal. Sin embargo, durante su contracción se produce un aumento importante de la presión intraabdominal, lo que puede ocasionar una lesión en la parte anterior de los discos intervertebrales, provocar el descenso de las vísceras y distender el sistema músculo-aponeurótico del suelo pélvico. En resumen, la práctica de los clásicos abdominales puede provocar a medio o largo plazo lesiones de espalda, hernias inguinales o abdominales, incontinencia urinaria, o incluso mayor abombamiento de la pared del abdomen, haciéndola menos funcional.

Pero volvamos a los hipopresivos. ¿Cómo pueden estos ayudarnos? Este método engloba una serie de técnicas que, mediante diferentes posturas y movimientos y por medio de una contracción de nuestro músculo diafragma en espiración (apnea espiratoria), consigue un efecto de succión de las vísceras. Como resultado, disminuye por completo la presión intraabdominal (dentro de las cavidades abdominal y pélvica), y se provoca una contracción refleja muscular de la musculatura del suelo pélvico y de la faja abdominal.

Esto lo convierte en una técnica especialmente indicada para prevenir y mejorar distintos tipos de patologías de suelo pélvico en mujeres (prolapsos, incontinencia urinaria, etc.); pero también para prevenir otras lesiones muy relacionadas con los deportistas en general, tanto hombres como mujeres (hernias inguinales, abdominales, etc.). Otras de las muchas ventajas que aportan son: reeducación postural, reducción del perímetro de cintura, mejora de la función sexual, mejora del rendimiento deportivo, recupFoto-Hipopresivoeración en la etapa de posparto…

Y puesto que la práctica de hipopresivos rutinaria, bien estructurada y bajo control de un especialista aporta mejoras en la salud, en el rendimiento físico y estético, y por tanto en la calidad de vida; se convierte en un método muy aconsejada para todo tipo de personas, tanto hombres como mujeres.

Solo falta que te pongas en manos de entrenadores cualificados y formados en el método hipopresivo, como los de Entrena Valladolid, que te aconsejarán y te guiarán con una preparación personalizada y adaptada, para que puedas empezar a beneficiarte de su práctica. ¡No esperes más!

Bibliografía: Rial, T. y Pinsach, P. (2013) El método hipopresivo.

No se admiten más comentarios